2 de junio de 2017

Se mece la tarde



Desde lo profundo del valle, entre rocas, troncos y agua fresca, nace.
Entre sombras y brisas, crece.
La mano sabia y alquimista, elige y mezcla: ácidos, dulces, amargos; risas, cantos, suspiros.
El torrente gaseoso remolina y los témpanos enloquecen dentro del océano herbáceo.
El remolino asienta las sensaciones, los aromas y sabores; y a medida que se relaja, el ímpetu de sorberlo madura.
Finalmente, helado, recorre su camino; apaciguando, aliviando y haciendo que la tarde tenga otro color, otro fulgor, otra paz.
El tónico acompaña y se hace alma; y enamora.
La tarde se mece calma y fluye.
mjs 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Siempre y cuando sean productivos tus comentarios serán bienvenidos!